logo-elespectador

La Comisión Segunda de la Cámara, a cargo de asuntos de seguridad nacional y política exterior, dijo al Gobierno que se hace urgente denunciar las presuntas incursiones por parte de la guardia venezolana en territorio fronterizo. Este jueves, dicha célula legislativa sesionará desde La Guajira.

El presidente de la Comisión Segunda de la Cámara de Representantes, Efraín Torres, pidió al Gobierno denunciar ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a Venezuela, a raíz de las recientes incursiones a territorio colombiano por parte de la guardia nacional del vecino país.

“Solicitamos al presidente Santos y Cancillería hacer la denuncia correspondiente para que, con base en el artículo 34 de la Carta de la ONU, se investiguen estas transgresiones a la soberanía nacional y con las pruebas correspondientes se le dé fin esta situación”, afirmó el legislador de la U, tras recordar los episodios registrados en el corregimiento de Paraguachón, en La Guajira.

Según el argumento de Torres, la Carta de las Naciones Unidas establece que el Consejo de Seguridad tiene la facultad de investigar toda controversia o fricción internacional para así determinar, “si la prolongación de tal situación puede poner en peligro el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional”.

Entre tanto, la Comisión Segunda de la Cámara baja decidió sesionar este jueves en La Guajira para verificar los incidentes denunciados por la comunidad en días pasados. De hecho, este debate es el segundo que hace esa célula legislativa en territorio fronterizo, luego de una sesión que tuvo lugar en Arauca, otro de los departamentos más afectados por la crisis en Venezuela.

“Nicolás Maduro, en medio de su desesperación, quiere desestabilizar la región produciendo un incidente internacional con Colombia. Este tipo de incidentes han sido reiterados y Colombia siempre ha adoptado las vías diplomáticas para solucionar estos abusos. Sin embargo, observamos con preocupación que esta situación parece no tener fin para los ciudadanos de la zona fronteriza”, añadió Torres.

Y es que, junto a las denuncias hechas por la comunidad guajira frente a incursiones venezolanas, en las que se incluyen sobrevuelos, en Arauca la comunidad se ha declarado en “zozobra”. Según cuentan los vecinos que comparten frontera con la ciudad de El Amparo (Estado Apure, Venezuela), los militares del país vecino practican día y noche una eventual respuesta, con tiros y granadas, en caso de que se presente una posible “invasión gringa”, como lo afirma el presidente Maduro.

“Se debe pedir a las Fuerzas Militares mayor presencia sobre esta zona para evitar actos que puedan violar la soberanía y los derechos de los ciudadanos colombianos”, concluyó Torres.

Redacción EL Espectador