Una vivienda del sector de Cazucá, municipio de Soacha en cercanías a Bogotá, fue la más reciente testigo del ataque brutal contra una menor de edad. Durante el ataque el padre fracturó varios huesos de la menor de apenas 4 años. Un acto tan brutal y enfermizo no debería ser un simple titular de prensa.

Un acto como este debería tener unas consecuencias claras y el repudio general de la sociedad. Este, es tan sólo uno de los casos que se presentan a diario y que en los últimos 10 años suman más de 72.800 casos abiertos en la Fiscalía General de la Nación.

Presentación4

Durante más de un año en el que he trabajado en el Congreso de la República proponiendo la cadena perpetua para quienes atenten contra la niñez, he encontrado sin duda una férrea oposición al proyecto, tanto así que la Comisión primera de la Cámara lleva más de 8 meses dilatado el debate, sin si quiera tener discusión y con una ponencia positiva, lo cual viola claramente la ley.

Ante una respuesta tan poco efectiva por parte de los Congresistas, se hace necesario mecanismos diferentes que permitan al pueblo expresar su opinión y disposición frente a actos que atentan contra la niñez en Colombia. Se trata de revivir el referendo que busca la cadena perpetua para violadores y asesinos de niños. Dicha tarea es fundamental, ante el sentir de la gente en las calles y quienes me expresan a través de las redes sociales su apoyo a esta iniciativa.

Ante quienes expresan con ligereza que este proyecto es populista, les recuerdo el aumento preocupante que tienen las conductas violentas contra menores. Del 2008 y hasta el primer semestre de 2015, el informe nacional de niños y niñas que ingresaron al ICBF para restablecimiento de derechos por ser víctimas de violencia sexual, registra nada más y nada menos que 39.004 casos.

ICBF

A esto se suma que la Fiscalía registra un aumento entre los años 2014 y 2015, pasando de 19.599 a 22.231 casos. Esto significa que en el país hay 60,9 casos diarios denunciados, algo así como 2,5 niños por hora.

Si lo anterior no llama suficientemente la atención de los legisladores en el Capitolio, entonces no sé qué lo puede hacer. Por eso ante tal necesidad iremos a las calles, buscaremos al pueblo, el constituyente primario, para conseguir las firmas del 5% del censo electoral, es decir un poco más de un millón seiscientos mil colombianos para presentar esto ante la Registraduría y lograr un debate serio y sin dilaciones en el capitolio nacional.

Quienes actualmente subestiman este proyecto no han tenido en cuenta precisamente esto, la opinión de padre de familia o de la madre que ve con preocupación, que diario sus hijos están en un potencial peligro mientras la justicia permite la rebaja de pena para un violador y/o asesino.

Recientemente la Corte Constitucional, atentó contra la Constitución misma (artículo 44) conceptuando en favor de los beneficios para este tipo de delincuentes. Esto es totalmente contrario, a lo que se establece incluso en la Convención Interamericana de Derechos Humanos y el tratado internacional de los derechos de los niños de las Naciones Unidas.

La sociedad no puede seguir haciéndole el juego a estos sádicos, por eso hoy tenemos los mecanismos suficientes para rebatir las tesis de aquellos que no tienen que cuenta la protección de la niñez. En el caso de la Corte constitucional y su concepto, llevaremos la denuncia directamente ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que sea este estamento quien dicte medidas cautelares y frene esta acción jurídica, que puede dejar a muchos responsables de este tipo de actos en la calle rápidamente.

Hoy el llamado es urgente y es un llamado que hago a todos los ciudadanos e instituciones para que apoyen el referendo y la denuncia ante la CIDH, para frenar la alcahuetería con los abusadores. No permitamos más conceptos que van en contravía de una sociedad que quiere avanzar en la protección de los derechos humanos, necesitamos leyes fuertes y un Congreso capaz de darle la suficiente seguridad jurídica a la niñez del país.